● Se estima que en México cada habitante consume al año un promedio de seis pilas primarias no recargables.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales publica en su página Web la Guía para el Consumo y Manejo Sustentable de Pilas con el objetivo de reducir el impacto y riesgo asociados a los residuos de este producto, principalmente el mercurio y el cadmio, dos metales pesados que pueden provocar daños al ambiente y a la salud.

De acuerdo con Información de la Asociación Latinoamericana de Pilas y Baterías, A.C. (ALPIBA), en México cada habitante consume en promedio seis pilas primarias no recargables al año. Es importante señalar que en el año 2001 se suspendió en nuestro país la producción de pilas, razón por la cual el 100% de ellas son importadas y cuentan con tecnología de última generación.

El marco legal vigente considera que las pilas como residuos pueden ser de dos tipos, según la tecnología con la que fueron fabricadas: residuos peligrosos o residuos de manejo especial, ambos sujetos a un plan de manejo, cuyas especificaciones se establecen en la NOM-052-SEMARNAT-2005.

El documento señala que la disposición final de los residuos de pilas se debe efectuar en sitios autorizados en los que existan las condiciones necesarias para prevenir la contaminación del suelo. Así mismo, especifica las facultades y competencias de las autoridades federal, estatal y municipal en manejo de los residuos de pilas según lo dispuesto en la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR).

De igual forma, enlista una serie de acciones a realizar por parte del consumidor final, entre ellas comprar pilas en el mercado formal y no consumirlas sin marcas o especificaciones; adquirir pilas recargables y, de preferencia, con tecnología que no se convierta en un residuo peligroso; no depositarlas en tiraderos a cielo abierto, lotes baldíos y cuerpos de agua; no quemarlas ni desarmarlas.

Publicado en ESTADOS

• Este proceso ha permitido elevar su calidad en los servicios de educación ambiental no formal.
 
La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) a través del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (CECADESU), ha acreditado hasta el momento 59 Centros de Educación y Cultura Ambiental (CECA), de los cuales 12 fueron dictaminados este año.

La acreditación tiene el objetivo de reconocer la calidad de los servicios de educación ambiental que prestan a la sociedad mediante procesos educativos ambientales que aportan a la conservación natural y al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades que atienden.
 
Con base en un modelo de evaluación y acreditación diseñado por el Cecadesu, la Semarnat analiza y valora la labor de los CECA en cinco dimensiones que conjuntan sus funciones sustantivas: administrativa, infraestructura, educativa, ambiental y social.
 
El proceso de evaluación de los Centros busca promover la mejora continua de los proyectos educativos no formales, así como el desarrollo de procesos de aprendizaje colectivo que contribuyan en este ámbito a la profesionalización de los educadores ambientales y, en consecuencia, al fortalecimiento del campo de la educación ambiental en México.
 
Hasta el momento en el país hay 59 centros acreditados que atienden cada uno a una población anual de entre 5 mil y 600 mil personas en diferentes estados de la República mexicana. Destacan el Museo de Paleontología Eliseo Palacios Aguilera y el Zoológico Manuel Álvarez del Toro, en Chiapas; el centro Ajusco Medio, en la Ciudad de México; Xochitla en el Estado de México; el jardín etnobotánico “Francisco Peláez R” y el jardín botánico BUAP en Puebla.
 
Asimismo, el Área Natural Protegida Bosque Urbano Ejército Mexicano, en Coahuila; el rancho ecológico “La Planta” y el Centro Regional de Educación para el Desarrollo Sustentable, en Michoacán; el Centro Scout Meztitla, en Morelos; Entreamigos San Pancho, A.C., en Nayarit, y el Centro de Ciencias de Sinaloa en Sinaloa. También cabe mencionar otros centros que fueron reacreditados este año como “El Cedazo” en Aguascalientes y “Bosque Los Colomos”, en Jalisco.

Publicado en ESTADOS

•    A los ganadores se les invitará a la isla de Cozumel para un curso de buceo y de restauración de arrecifes.
 
Naturalia A.C. y Restore Coral, en alianza con la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), invita a personas, mayores de 18 años y que residan en México al Concurso Nacional de Fotografía  “Viaja, Disfruta y Respeta”.

Esta iniciativa promueve el turismo sostenible como lo describe la Organización Mundial de Turismo: “como aquel que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

Los interesados deberán subir a Instagram una foto (una por participante) que promueva el turismo sostenible con el #ViajaDisfrutaRespeta arrobando a @NaturaliaAC @RestoreCoral y @semarnat_mexico.
 
La fecha límite para participar es el 10 de marzo de 2018, Día Internacional del Arrecife Mesoamericano.
 
Es preciso que los participantes demuestren que su propuesta tiene alguna implicación en materia de turismo sostenible.
 
Las fotografías deberán cumplir con los criterios de creatividad, impacto visual, composición, historia y alcance. Además deberán ser inéditas, de autoría y propiedad absoluta del participante y no debe tener inclinación política alguna.

El premio a los ganadores será un viaje a la isla de Cozumel,  un curso de buceo y  de restauración de arrecifes y la oportunidad de plantar un coral.

Los resultados se darán a conocer el día 16 de marzo de 2018  y se publicarán en las cuentas de Instagram de Naturalia A.C., Restore Coral y SEMARNAT.

Para mayor información consulta la convocatoria en esta liga: http://www.restorecoral.org/ViajaDisfrutaRespeta

Publicado en NACIONAL

•    Nuestro país se situó en primer lugar a nivel mundial por tener la mayor superficie de áreas marinas protegidas de acuerdo al Índice de Desempeño Ambiental (EPI) 2018
•    México supera por más del doble (22.3%) la superficie marina protegida, comprometida en la Meta 11 de Aichi ante el Convenio de Diversidad Biológica
•    De las 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP) del país, 37 tienen superficie marina y costera, con un total de 649, 587 km2 equivalente a los países de Ecuador y Paraguay juntos

De los países considerados como megadiversos, México es el que tiene mayor porcentaje de superficie marina protegida Al día de hoy, el 22.3% de nuestros mares son Área Natural Protegida, esto supera por más del doble el compromiso de la Meta 11 de Aichi ante el  Convenio de Diversidad Biológica, donde se establece que al menos  el 10% de la superficie marina y costera del país, debe estar bajo algún esquema de protección.

Actualmente el país cuenta con 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP) que abarcan más de 90 millones de hectáreas destinadas a la conservación de la biodiversidad. De estas, 37 son áreas marinas y costeras con un total de 649, 587 km2, equivalente a los países de Ecuador y Paraguay juntos. Además el 92% de las islas mexicanas etán dentro de un ANP.

México se situó en primer lugar a nivel mundial por tener la mayor superficie de áreas marinas protegidas, de acuerdo al Índice de Desempeño Ambiental (EPI, por sus siglas en inglés) 2018, realizado por las universidades de Yale y Columbia, Estado Unidos. El estudio destaca la creación del PN Revillagigedo, el área marina totalmente protegida más grande de Norteamérica.

Otras de las ANP marinas recientemente decretadas, se encuentran la Reserva de la Biosfera Pacífico Mexicano Profundo, la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano y la Reserva de la Biosfera Islas del Pácifico de la Peninsula de Baja California. Todas ellas protegen ecosistemas marinos sumamente valiosos para nuestro país. El Caribe Mexicano, por ejemplo, protege el 100% de los arrecifes de coral del sistema arrecifal mesoamericano en México.

El Comisionado Nacional, Alejandro del Mazo Maza, destacó que México está comprometido en proteger los diversos procesos biológicos y ecológicos que permiten el funcionamiento de los ecosistemas marinos y costeros, lo cual es indispensable para mantener la biodiversidad y los servicios ambientales.

Durante su conferencia magistral en la reunión anual de “Fins Attached¨, para la investigación marina y conservación de los mares, celebrada en Denver, el Comisionado aseguró que el Gobierno de México, está comprometido con la conservación del océano, por lo que el 99% de la superficie de ANP decretadas en esta administración es marina.

“Las Áreas Naturales Protegidas apoyan los esfuerzos de monitoreo y contribuyen a aumentar y recuperar poblaciones de especies prioritarias, tales como los tiburones, puesto que el 31% de las especies del mundo se encuentran en los mares mexicanos”, dijo.

La CONANP trabaja continuamente para establecer mecanismos de vanguardia para salvaguardar nuestro patrimonio natural.

Publicado en ESTADOS

• El titular de la SEMARNAT dijo que se trabaja con la iniciativa privada para lograr desarrollo económico y cuidado de la riqueza natural del país.
 
Rafael Pacchiano Alamán, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, afirmó que el gobierno de la República fomenta la participación de la iniciativa privada en proyectos que permitan el desarrollo económico y el cuidado de nuestra riqueza natural.
 
Acompañado por el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, Pacchiano Alamán inauguró uno de los complejos turísticos desarrollados en Loreto, el Campo de Golf Villa del Palmar, bajo estrictas normas ambientales.
 
Desde 2008, este complejo cuenta con los permisos necesarios y ha cumplido cabalmente con las condicionantes impuestas en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA). Su construcción incluye una planta de tratamiento de aguas residuales, una planta desaladora, un pozo de agua salobre y un pozo de agua de rechazo para aminorar el impacto ambiental.
 
“Este es un ejemplo de que sí se puede conjugar el desarrollo turístico con la protección de nuestro patrimonio natural”, indicó el titular de la SEMARNAT.
 
Agregó que el gobierno del presidente Peña Nieto impulsa el turismo sostenible como una estrategia de conservación. Ejemplo de ello es la certificación de 38 playas limpias bajo la Norma 120 que establece los requisitos y especificaciones de calidad ambiental, sanitaria, seguridad y servicios para la sustentabilidad de las playas de uso recreativo y prioritarias para la conservación.
 
Otro ejemplo es la promoción de actividades en 89 Áreas Naturales Protegidas que tienen vocación turística, con lo que se pretende mostrar la diversidad biológica y promover su cuidado.
 
Finalmente felicitó a los desarrolladores de este complejo que permitirá atraer visitantes a nuestro país, mostrar la belleza de sus paisajes y sobre todo, cuidar nuestro patrimonio natural.

Publicado en ESTADOS

• De una muestra de 79 alimentos estudiados, se calcula que en México se desperdician 20.4 millones de toneladas cada año y representan impactos ambientales por uso inapropiado de agua y energía.
• Dependencias federales, agencias internacionales y organizaciones de la sociedad civil se reunieron para conocer el estudio más reciente en la materia, elaborado por el Banco Mundial.

Con el objetivo de diseñar una estrategia nacional para atender el problema de la pérdida y desperdicio de alimentos en México, la SEMARNAT convocó a dependencias federales, agencias internacionales, y representantes del sector privado, la academia y organizaciones de la sociedad civil, a la presentación del informe “Pérdidas y desperdicios de alimentos en México”, elaborado por el Banco Mundial.

Este informe analiza una muestra de 79 alimentos representativos de la dieta de los mexicanos y concluye que en nuestro país se desperdician 20.4 millones de toneladas de estos alimentos cada año. Aborda además los impactos ambientales que genera la producción de una serie de alimentos analizados que finalmente son desperdiciados.

Destaca la generación de 36 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), un volumen similar a las emisiones generadas por 15.7 millones de vehículos anualmente. Asimismo, el agua que se utiliza en la producción de alimentos que terminan en desperdicio, es un volumen que asciende a más de 40 billones de litros y es similar al agua utilizada por todos los mexicanos en 2.4 años.

En cuanto a los impactos económicos, el Banco Mundial reporta en su informe que el valor de mercado de los alimentos analizados asciende a 491 mil millones de pesos.

Durante la presentación de este informe, el subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la SEMARNAT, Cuauhtémoc Ochoa Fernández, indicó que, partiendo de la información presentada, se diseñarán los componentes y las directrices que deben integrar una estrategia nacional enfocada en reducir la pérdida y desperdicio de alimentos.

El funcionario federal precisó que dicha estrategia será pionera entre los países en desarrollo y desarrollados porque considerará la prevención de la pérdida y desperdicio de alimentos a lo largo de toda la cadena de su producción. Así mismo, considerará el fortalecimiento de los bancos de alimentos y el marco legal para fomentar y facilitar la distribución de alimentos recuperados entre la población más necesitada.

Ochoa Fernández agradeció al Colegio de México las facilidades para este encuentro entre sectores de la sociedad involucrados en este tema, a quienes dijo que el mayor reto es lograr una conciencia social en torno a este tema.

Detalló que alrededor del 72% de la pérdida y desperdicio de alimentos se da en los primeros eslabones de la cadena productiva, desde la pre-cosecha hasta su distribución; y el 28% sucede en la venta al menudeo y como resultado de los hábitos de los consumidores finales.

En el presídium estuvieron presentes la subsecretaria de Plantación y Política Turística de SECTUR, Teresa Solís Trejo; la jefa de la Unidad de Proyectos Especiales de la Presidencia de la República, Paulina Terrazas Valdés; el  presidente nacional de Bancos de Alimentos de México (BAMx); Federico González Celaya; el Coordinador de Operaciones Sectoriales de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial, Gregor V. Wolf, y el coordinador del Programa de estudios avanzados en desarrollo sustentable y medio ambiente del Colmex, Boris Graizbord.

Participaron representantes de SAGARPA, SEDESOL, SEDATU, SHCP y SECTUR, así como de CONEVAL, INEGI, DICONSA, AMEXCID, ASERCA, del Senado de la República, la Cámara de Diputados, la Universidad Autónoma de Chapingo, el Centro Nacional Agropecuario, el Instituto Tecnológico de Durango, FAO, PNUD, Pronatura, entre otros.

Publicado en ESTADOS

● Se llevó a cabo el Foro “Conservación de Ecosistemas Marinos en México”, organizado por el Senado de la República.

México es de los pocos países que ha cumplido su compromiso ante el Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas, de decretar la protección de 10% de áreas marinas y costeras, señaló el subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la SEMARNAT, Cuauhtémoc Ochoa Fernández, durante su participación el Foro “Conservación de Ecosistemas Marinos en México”, organizado por el Senado de la República.

El funcionario federal, quien asistió a este foro en representación del secretario Rafael Pacchiano Alamán, precisó que nuestro país, incluso, duplicó la meta de Aichi al contar con 70 millones de hectáreas marinas, lo que equivale a 22% de nuestro territorio.

Estuvo acompañado por la senadora Ninfa Salinas Sada, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales; la senadora Silvia Guadalupe Garza Galván, presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y el senador Ernesto Ruffo Appel, presidente de la Comisión de Pesca y Acuacultura.

Al referirse a la situación legal de los mares en México, Ochoa Fernández indicó que la SEMARNAT como autoridad reguladora, ha publicado normas oficiales mexicanas y normas mexicanas para ordenar el aprovechamiento no extractivo y extractivo de la biodiversidad marina, y fomentar actividades productivas alternativas a la pesca que beneficien a las comunidades costeras.

Por otro lado, sostuvo, el papel de México ha sido contundente para regular el comercio nacional e internacional de recursos pesqueros. Informó que en días pasados, se publicó la Norma de Emergencia para el marcaje de ejemplares, partes y derivados de totoaba criada en cautiverio, específicamente en Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), con el objetivo de ordenar su comercio legal y, al mismo tiempo, desincentivar las actividades que afectan a las poblaciones de esta especie en vida libre, como a la vaquita marina.

Finalmente, el subsecretario de Fomento confió en que este Foro sobre la Conservación de Ecosistemas Marinos en México aportará elementos sustantivos para la Cumbre Mundial de los Océanos, a celebrarse en marzo del 2018.

Publicado en ESTADOS

• El objetivo es definir metas voluntarias que sean nacionales y que se encuentren alineadas con los compromisos de la Agenda 2030.

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, la Semarnat, a través de la Subsecretaría de Fomento y Normatividad Ambiental y de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) llevaron a cabo un taller para establecer metas voluntarias de neutralidad de la degradación de tierras en México.

El término se refiere a las prácticas de “Gestión sostenible de la tierra”, como agroforestería y agricultura de conservación, así como acciones de rehabilitación y actividades de restauración del ecosistema, que pueden ayudar a recuperar la capacidad productiva de las tierras afectadas por una mala gestión.

El subsecretario de Fomento, Cuauhtémoc Ochoa Fernández, y el director general de la Conafor, Jorge Rescala Pérez, acompañados por Miguel Ruiz Cabañas, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, inauguraron el encuentro con el que se busca concentrar los esfuerzos en favor de incrementar la productividad económica y ambiental de la tierras en México, en preparación para la formulación de una estrategia nacional en la materia, alineada también con la Estrategia Nacional sobre la Biodiversidad de México y su Plan de Acción al 2030.

Luego de agradecer la presencia de la Conafor, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de actores de la academia y de la sociedad civil, el Subsecretario Cuauhtémoc Ochoa señaló que la degradación de las tierras es un tema de importancia fundamental y de supervivencia, incluso ya está considerado como problema de seguridad alimentaria por la Organización de las Naciones Unidas.

En este contexto precisó que la estrategia para neutralizar la degradación de las tierras al 2030, junto con la estrategia nacional sobre biodiversidad de México integran un binomio que nos ayudará a establecer acciones oportunas que eviten impactos indeseados. “En esta labor, la sociedad civil organizada, el sector privado, la academia y las comunidades locales son actores fundamentales”, enfatizó el funcionario federal.

En el encuentro fueron analizados distintos temas, entre ellos destacan las metodologías para medir la degradación de las tierras del país. Por parte del sector privado se expuso un caso exitoso que atiende esta problemática por parte de la Asociación de Pasticultores del Desierto. Se destacó que, en el marco de los compromisos nacionales e internacionales para alcanzar las metas fijadas por la Agenda 2030 del Desarrollo Sustentable, las tareas estarán enfocadas a la lucha contra la desertificación, la rehabilitación de suelos degradados y la procuración de una degradación neutra del suelo.

La inauguración del evento contó con la presencia de Eduardo Benítez Paulín, representante adjunto de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en México, de Gildardo López Tijerina, Coordinador de la Unidad Especializada de Análisis Financiero del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, y de Andrew Rhodes Espinoza, Director General del Sistema Pronatura.

Otras exposiciones corrieron a cargo de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), de la Universidad Autónoma de Chapingo, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y de la Secretaría de Educación Pública, entre otros especialistas.

En 1995 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó el 17 de junio como el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación a fin de promover el conocimiento y la conciencia pública sobre la degradación de la tierra y la desertificación. Con el lema “Nuestra tierra. Nuestro hogar. Nuestro futuro”, la campaña mundial de este año busca resaltar la importancia de fomentar una tierra segura y sustentable que contribuya a revertir la actual ola migratoria de personas que abandonan sus terrenos a causa del deterioro e improductividad.

Por ello, la conmemoración constituye una oportunidad para reflexionar no solo sobre el coste de la degradación de la tierra, su impacto sobre la salud y los medios de subsistencia de millones de personas en todo el mundo, sino también para proponer acciones económicas y medioambientales con las que se puede prevenir o revertir este proceso.

Publicado en ESTADOS