Atención médica oportuna, medio eficaz para tratar  muchos males.

Debe prevalecer también el control médico oportuno de pacientes

La diabetes es curable, mientras que el cáncer, a pesar de lo costoso de su tratamiento, no siempre da éste los mejores resultados, y muchos otros males son curables con un cambio del estilo de vida y un control médico oportuno.

Federico Mastrogiovani, uno de los ponentes con el tema Desafíos del Periodismo, en el seminario “Innovación para los pacientes” desarrollado en la ex hacienda Chautla la semana pasada, en entrevista declaró lo expuesto.

Aseguró que la diabetes es curable al cien por ciento con las muchas medicinas que hay para tratarla, junto con el cambio del estilo de vida del paciente de su dieta alimenticia y con el tratamiento que indique su médico.

El único obstáculo que existe para lograr esta curación, agregó, es el  temor de muchos pacientes al tomar las medicinas que le deben sanar, y su negativa para cambiar su estilo de vida en la que abundan malos hábitos.

Sobre el cáncer en sus diferentes manifestaciones, dijo “a mi conocimiento, no existe”, y además de que su tratamiento termina siendo costoso, “no siempre da los mejores resultados”.

Ningún temor o duda deben existir en la toma de medicinas para sanar, porque en la actualidad hay una supervisión y monitoreo en la industria farmacéutica por parte de las autoridades, los medicamentos están controlados  y los laboratorios cumplen la legalidad requerida.

El hecho de que se abra ahora a los pacientes la opción de que puedan acudir, para recibir atención, a las clínicas más cercanas a su domicilio aun cuando sean de diferentes instituciones a las que estén afiliados, debe dar positivos resultados para la población doliente.

Reconoció también Mastrogiovani que no existe todavía un medicamento como panacea, para prolongar la vida. Por lo mismo, reiteró que para gozar de vida sana y duradera, debe acudir la población en general a la prevención para su salud.

La prevención es lo ideal, enfatizó, y ésta hace pasar por un estilo de vida desordenado, a observar el orden desterrando malos hábitos y obedeciendo las recomendaciones de médicos que lleven un control oportuno y permanente.

Publicado en GOBIERNO