Tomar agua hervida, la mejor para evitar males por contaminación

Sábado, 05 Agosto 2017 00:07 Escrito por Jerónimo Morales Hernández
Consumir agua cruda, de grifo o embotellada, puede perjudicar la salud. Consumir agua cruda, de grifo o embotellada, puede perjudicar la salud. Fotografía: ddp

Tanto la de llave como la embotellada pueden perjudicar la salud

El agua cruda, vital desde siempre en todo el mundo, en los últimos tiempos se considera elemento difícil de ser considerado seguro para la salud o perjudicial, al consumir la del grifo o la embotellada.

En Puebla y México, como en varios países de Latinoamérica, se recomienda beber el agua embotellada  o hervida, ya que la del grifo (de la llave) generalmente se encuentra contaminada, informan investigadores y médicos de “Vida y Salud”.

Explican que un acueducto público puede garantizar que el agua cruda llegue a las casas limpia y segura para tomarse; mas puede contaminarse peligrosamente cuando pasa a través de tuberías muy viejas en algunas casas o edificios.

El plomo, detallan, es el principal enemigo en esos casos, y puede también suceder que cuando el agua rodante proviene de sistemas, tanques o pozos privados, la Agencia de Protección Ambiental ni la Administración de Drogas y Alimentos pueden controlar la calidad e higiene de esos sistemas.

Al mismo tiempo expone Vida y Salud que el agua embotellada no siempre es mejor, ya que aun cuando está controlada por la Administración de Drogas y Alimentos, ésta solo garantiza que el agua se embotella de acuerdo con los estándares de calidad, mas no exige que las compañías informen cada año sobre la calidad de la misma.

Y además, hay diferentes tipos de agua embotellada; algunas provienen directamente de manantiales naturales, pero otras simplemente provienen de acueductos, y  la empresa embotelladora las “purifica” o “destila”.

A esto se agrega que el agua embotellada es una opción más cara y menos ecológica. Por cada botella que se compra, se está pagando no sólo el líquido, sino la planta, el plástico y los largos recorridos que hacen para llegar al supermercado., y  casi siempre se convierte en una botella más en los basureros, pues pocas personas las reciclan.

Muchas personas se deciden por el agua embotellada simplemente porque les sabe diferente a la del grifo, ya que gran parte del agua embotellada ha sido enriquecida con minerales como sodio o calcio. Y el agua de grifo, en cambio, contiene más fluoruro y a muchas personas no les agrada ese sabor.  Pero deben tomar en cuenta  que mientras el sodio de las aguas embotelladas no es bueno para hipertensos, el flúor en el agua de grifo sí es bueno para prevenir las caries.

Como orientación Vida y Salud aporta que tanto el agua de grifo como la de botella  siempre tendrá cierto nivel de contaminantes: bacterias provenientes de las heces fecales de animales y humanos, algunos químicos liberados por las industrias, nitrato de los fertilizantes usados en los cultivos, minerales como mercurio o plomo.

Aseguran que estos contaminantes no son necesariamente peligrosos para la salud, cuando se encuentran en cantidades pequeñas.

Algunas personas sí pueden ver afectada su salud al tomar o cocinar con agua que contiene alguna cantidad de contaminantes, como los enfermos de VIH/SIDA, los pacientes que reciben quimioterapia o quienes se hicieron un trasplante de órgano recientemente.

Agua con contaminantes puede también afectar a las mujeres embarazadas y a los niños pequeños, y éstos deben ser atendidos por pediatras.

Valora este artículo

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.